La experiencia del Parc Tecnològic del Vallès puede considerarse única ya que contempla tres tipos de actuaciones que antes, desarrolladas conjuntamente, jamás se habían realizado ni en Cataluña ni en España.

Un proyecto inmobiliario singular
Un proyecto de promoción empresarial
Un proyecto de promoción tecnológica

Es más, la gestión de estos tres proyectos se ha efectuado de una manera singular, tanto desde el punto de vista del rendimiento de la inversión pública ejecutada, como desde el punto de vista de la independencia en materia económica de los presupuestos públicos.

Este hecho ha supuesto que el modelo desarrollado en Cerdanyola haya estado analizado por múltiples organismos públicos y privados de todo el mundo (Holanda, Francia, Reino Unido, Italia, Polonia, Rumania, Eslovenia, Argentina, Chile, Méjico, Costa Rica, Colombia, Marruecos, Senegal, China, Singapur, Tailandia, etc).

No obstante, muy por encima del modelo de desarrollo implementado, no puede obviarse que el PTV ha llegado a ser lo que es gracias a las empresas y las entidades protagonistas que le han dado su razón de ser.

Su calidad profesional –plasmada en el desarrollo de nuevos productos, procesos y sistemas, así como en la prestación de servicios tecnológicamente avanzados– y, ante todo, la calidad humana de empresarios y profesionales han permitido la consolidación del proyecto global del PTV y han contribuido a la proyección nacional e internacional de la comarca del Vallès, de Cataluña y de España.